Crónico | Cara de Perro

Crónico

Volver

Daniel Escolar

Ayer a esta hora cruzaba el Río de la Plata en un velero. Buenos Aires en el horizonte y las velas hinchadas empujando hacia adelante. Una vela que empuja un barco es como un permiso que te da el mundo para andar en él, un dejarse llevar sugiriendo apenas una dirección, la pala del timón en el agua modifica el rumbo sin pelear, como pidiendo un favor. Llovía sobre el río y yo miraba la ciudad velada por la lluvia. “¿Por qué vuelvo?”, pensé y me tomé otro mate. Mi hijo Juan vive tomando mate, lleva el mate en la mano y el termo bajo el brazo como los uruguayos y, cuando estoy con él, yo también tomo mate todo el tiempo; mundo mate. Con las nubes... CONTINUAR LEYENDO

La ofensa

Rodrigo Peralta

 

La casa de la Lucre cambió: ahora es más grande. El comedor ya no está dividido por una cortina y en un rincón, una escalera lleva al piso de arriba, donde construyeron dos piezas, una para ella, otra para el Jony. En el comedor pusieron una mesa grande, de madera, un sillón de tres cuerpos y un árbol de navidad que resiste a pesar de que el año ya roza el otoño. Es alto, tanto que casi toca el techo, y está lleno de adornos y guirnaldas de diferentes colores.

Marcos está sentado en el sillón, fuma porro y mira tele. Está vestido con un conjunto deportivo de pantalón azul y campera blanca. En la cabeza usa una gorra,... CONTINUAR LEYENDO

Sanata sobre "Ya lo sabía" de Miranda

Daniel Tevini

 

Qué buen comienzo tú y yo, la mañana es cálida, sacar la estrella del árbol. Qué sorpresivo y qué prometedor, un beso robado, mi pregunta: ¿lo hacemos otro día? Sabés cómo van a criticarnos… Nos reímos. Tu amor tan veloz, abandona el árbol, tiende manteles, dobla servilletas con forma de capeletis. Eso me atrapó. Los platos se deslizan hacia los bordes. Los cubiertos a los lados, como dientes de cierre relámpago. Es mediodía. Se me da por sentarme a la mesa. Si estamos bien, estamos mal. Comamos un sanguchito mejor. Las milanesas de tu... CONTINUAR LEYENDO

Todo lo que no funciona

Ulises Martino

Llego a casa a las dos pensando en usar esas tres horitas de mierda que tengo para escribir. Tres horitas de mierda me refiero a que no está la familia, mi mujer y dos hijos.

Pero ni bien entro, me carcome la idea de que tendría que usar esas tres horitas para otra cosa. Repaso mentalmente una lista: el teléfono inalámbrico que no funciona, los anteojos con una sola patita; el sonido de la computadora varado en mute, la calculadora que dejó de encender.

Hace varios días que resisto con todo así, incluso una lista que podría ampliar o que se renueva. Siempre hay cosas que no funcionan. Desde que tengo memoria. A... CONTINUAR LEYENDO

Él mató al doble de Putin

Bob Chow

La esencia del genio está en qué pasar por alto

William James

 

 

Mujeres y hombres, jóvenes cosacos ucranianos, llegaron con drones bayraktar y lo limpiaron. Mataron apenas al doble de Putlin, rebautizado Putler y también Hitlin. Triple nombre, doble hijo de puta, un nuevo Stalin. La felicidad de los libres no duraría otro día.

Pronto, una tercera versión del robotoide de Putin emergió como un géiser en el palacio de Kremlin.

—Si intervienen, habrá consecuencias… jamás vistas en la historia —señaló en el aire el... CONTINUAR LEYENDO

Tregua de Navidad

NegroFiero

 

Acabo de recibir un mensaje de la editora de la revista donde me informa que este número, el quince, será el último hasta nuestro retorno en 2022 porque, a veces, también los que habitamos este ecléctico mundo de los medios digitales nos merecemos un descanso.

Caigo entonces en la cuenta de que es ahora cuando debo despedirme de mis lectores, -pacientes y generosos lectores-, porque se acaba el año y llegan las fiestas, ¡vamos, todavía!

Todos sabemos que lo que se nos viene, ese período denominado “las fiestas”, implacable y a veces cruel, nos resulta por igual esperado, deseado, angustiante, y hasta... CONTINUAR LEYENDO

El camino de vuelta

Ulises Martino

Cuello Blanco murió hace dos años. Hoy lo vi en mi terraza. Ambas cosas podrían no ser ciertas. En realidad, hace dos años que desapareció. Tenía más de una enfermedad avanzada. Se hacía pis caminando. A veces algo se le trastocaba en su mente de gato y no paraba de girar como un trompo. Aun así, seguía saliendo de noche, a los techos. Una mañana no volvió, al cabo de varios días que tampoco vino lo di por muerto.

No salí a buscarlo, no empapelé todo el barrio. Eso era cuando Cuello Blanco era joven, siempre lo terminaba encontrando.

El gato que vi esta noche estaba en la oscuridad. Algo en el andar me resultó... CONTINUAR LEYENDO

Sanata sobre La marcha de San Lorenzo de Carlos Javier Benielli

Daniel Tevini

Sanateos

[Fidel Pintos, durante la Década Infame, inventó la sanata: una especie de verseo, o chamuyo, alrededor de un tema prestado.]

 

Febo asoma, ya sus rayos brillan en la semioscuridad. El Metrotube está lleno de los mismos mamelucos anaranjados. Algunos izados hasta las rodillas, iluminan el histórico convento, las abandonadas fábricas de Molinos Río de la Plata. Hace calor. Los mamelucos dejan ver en la parte baja de las piernas, un tatuaje, algún lunar. Otros, tras los muros, escuchan... CONTINUAR LEYENDO

El arlequín bajo los rayos de la luna

Bob Chow

 

Came the night

a mist dissolved the trees

and in the broken light

Harlequin, Harlequin

 

Cuando especulé sobre los hipermutantes colonos terrícolas que vivirían dentro tubos de lava para protegerse de la radiación y las tormentas de arena marcianas, compartí también la perspectiva con mi hijo Ian, el día de su cumpleaños número trece.

 

 —Ian —dije—. ¿Te ves dentro de cincuenta años viviendo en Marte?

—No, en Urano.

—¿Haciendo qué?

—Nada, como siempre.

 

Urano es... CONTINUAR LEYENDO

La Chica de Carlitos

Daniel Escolar

Semana Santa de 1979. Estamos en Carlitos de Villa Gesell con Lalo y su novia. Afuera llueve. Llovió todo el fin de semana. Los tres en la carpa, ellos dos y yo. “No cojan conmigo al lado”. “¿Cómo hacemos si no para de llover?” “No cojan y listo”. Pero cogían y el que se tenía que ir de la carpa era yo. Carlitos va de un lado a otro en ese espacio entre los mostradores en el que él es rey. Las hamburguesas de un lado de la plancha, los panqueques del otro. ¿Por eso serán tan ricos? Entonces (siempre hay un primer entonces), entra ella con su novio; están empapados, él se sienta, ella se saca el piloto rojo y se para detrás. Él... CONTINUAR LEYENDO

Pages

newsletter

suscribite

DEJANOS TU EMAIL Y RECIBÍ LAS NOVEDADES