Inicio | Cara de Perro

Inicio

EL CUENTO

El agua que se escurre entre los adoquines

Cristian Bautista

Santiago se acomoda en el asiento de atrás del taxi que dobla por Callao, pasa sobre un charco y salpica toda la vereda oeste. Cuando llega a Urquiza, el semáforo, se pone en rojo, el taxi frena y una mujer cruza por la senda peatonal. Camina lentamente. Tiene puesto un sacón negro y tejido, de esos que tienen bolsillos grandes y hondos. El paraguas abierto no deja verle la cara. Lleva un bolso de tela azul colgado del brazo. «Viene del supermercado, seguro viene del supermercado», piensa Santiago y está seguro de adivinar que, adentro del bolso, debe haber pan, leche, tostadas, yogurt y un tarro de Nesquik. Uno grande. De lata. Una lata amarilla, con el dibujo de un conejo... CONTINUAR LEYENDO

ENTREVISTAS

Con Pablo Colacrai

Por Demian Naón

¿Cómo fue tu infancia en relación a la lectura?

Leía mucho, desde muy chico. Libros infantiles. Y también historietas. Mi papá era viajante y cada vez que volvía nos traía a mi hermana y a mí una de Disney. Más tarde descubrí las historietas nacionales (El Tony, D’artagnan, Nippur Magnun, Fantasía), en ese momento todavía circulaban en los negocios de revistas y se conseguían, bastante económicas, en librerías de usados. Estaban también los Elige tu propia aventura y, por supuesto, los libros de la colección Billiken y los de la colección Robin Hood. Y ahí creo que ya podríamos decir que se terminó la infancia. Aunque quizá haya terminado un poco antes. ... CONTINUAR LEYENDO

ARCHIVO

Confesión de Jorge Luis Borges

A Leonor Acevedo de Borges

 

Quiero dejar escrita una confesión, que a un tiempo será  íntima y general, ya que las cosas que le ocurren a un

hombre les ocurren a todos. Estoy hablando de algo ya remoto y perdido, los días de mi santo, los más antiguos.

Yo recibía los regalos y yo pensaba que no era más que un chico y que no había hecho nada, absolutamente nada,

para merecerlos. Por supuesto, nunca lo dije; la niñez es tímida.

ACCEDER AL ARCHIVO

DRAMATURGIA

Aves cansadas

Samantha Victoria

Samantha Victoria  es una dramaturga novel con una pluma inquieta y juguetona. A Samantha le gusta divertirse y por eso sus personajes juegan. Crea mundos absurdos, donde las voces no siempre son humanas. Samantha ve el mundo con ojos luminosos y siempre nos deja un sabor dulce luego de leerla. En este monólogo, donde se abraza la muerte y la vejez, ella también abraza la vida. 

Victoria Hladilo

1.

En un departamento sencillo de un barrio tranquilo. Nilda usa un pijama maltrecho y agujereado, lleva una bata encima, quemada en una de sus puntas, y pantuflas. El reloj marca las tres de la tarde y ella toma un té con bizcochitos mientras... CONTINUAR LEYENDO

Música

Madonna

Captura de pantalla

Clark Nova

Humor

Pablo Bolaños

¿No le podes poner un poco más de vida? 

newsletter

suscribite

DEJANOS TU EMAIL Y RECIBÍ LAS NOVEDADES