una bestia y una mujer de letras / letras contra el desasosiego | Cara de Perro

una bestia y una mujer de letras / letras contra el desasosiego

11
Hernan Casabella

una bestia y una mujer de letras

 

moriste colgada del marco de la puerta,

dándole la espalda a la biblioteca.

sobre la macedora,

se hamaca la bata

y un poema en tinta china

la camisola que cubre tu torso te asfixia parafraseando el dicho:

la culebrilla mata cuando se juntan cabeza con cola

el misterio de la puñalada

a traición echa por tierra

la idea del crimen pasional,

en el que el cocinero

fileteó las palabras

hasta desmenuzar

cada letra

nosotros

.los comensales

de la ocasión. elegimos .hoy.

-de manera maravillosa-

que sea con vos,

y luego

con vos

y después con vos,

aunque suena a capricho

.pero no siempre.

vos sos vos,

pero sí, yo

[no tengo lágrimas]

intentar hacer poesía

es andar cerca de los azahares [hilvanar la calma que hay entre las palabras] y •de manera previa• hurgar la sencillez .que hay. entre cada letra

y •aunque• pueda haber [mucho vacío] no habrá ausencia de memoria

 

 

letras contra el desasosiego

 

lo que nos sucede es cuándo y cómo lo relatan otros

[ahí] sabemos lo que nos pasó.

 

desde siempre tengo una historia entre un rincón y un descampado.

he llegado a soñar que estaba en una ciudad en la que había que golpear •a la puerta• para salir y no hacía falta pedir permiso para quedarse.

 

amo el otoño y su fresco

amo el invierno y el frío,

que lo oscuro/noche/amanecer del día sea largo [así me hamaco más tiempo entre mis cosas].

 

la tristeza y el tiempo

hacen crueldades mientras entre lo triste y lo bello •hay una declaración de amor•.

 

•qué tristeza•

ya no son los viejos

[los únicos] que se van

ahora somos nosotros •mismos•

 

[la distancia es truculenta]

y quiere hacernos creer

.por un instante.

que todas estas muertes duelen menos.

 

la historia tiene un afuera y algo del adentro [y] •mientras hacemos locuras• no hay más lágrimas

[al menos] que desdibujen ni borroneen libros.

 

cuando esta peste pase

[quizá]

haya dos pares de brazos haciendo camino para estrecharse.

newsletter

suscribite

DEJANOS TU EMAIL Y RECIBÍ LAS NOVEDADES